Cómo limpiar riñones

¿Realmente sabes bien cómo limpiar riñones? Los riñones son esa parte del cuerpo cuya función es depurarnos de toxinas y desechos segregando orina. Por lo tanto si queremos comerlos, tenemos que tener en cuenta que si no realizamos una correcta limpieza, terminaremos por ingerir residuos llenos de suciedad y toxicidad que no son lo más beneficioso para nuestra salud.

Aunque los riñones puedan saber muy rico para algunas personas, para otras resulta repugnante la idea de ingerir algo que segrega orina u otros desechos corporales, sin embargo no tiene que asustarnos la idea de consumir riñones, ya que pueden ser realmente deliciosos si sabemos cómo cocinarlos. No es realmente difícil limpiar los riñones, de hecho, existen varios métodos de los cuales podemos tomar en cuenta según  los que consideremos los mejores para poder lograrlo.

Hay que tener en cuenta una cosa muy importante; los riñones pueden tener un sabor bueno o malo dependiendo de cómo los limpiemos y de cómo los cocinemos. Si los riñones no tienen la limpieza adecuada, podrían oler mal o adquirir un sabor amargo que no será agradable al paladar, incluso podrían tener un sabor molesto. Por eso es que es de suma importancia que tomes algunas precauciones y atenciones antes de comenzar a cocinar riñones.

Otro de los problemas que presentamos con frecuencia con los riñones y una de las razones por las cuales a la gente no les gusta comerlos, es por el aroma. Neutralizar los olores de los riñones no es una tarea sencilla, se requiere de saber prepararlos y de todo el proceso de depuración del riñón antes de ser cocinados. Muchas personas prefieren dejarle a las especias la tarea de neutralizar o eliminar los malos olores o el sabor fuerte de los alimentos cárnicos como lo son los riñones.

Por este tipo de circunstancias muchas veces los guisos de riñones tienen un sabor muy fuerte o especiado debido a que las personas los sazonan mucho para evitar ciertos sabores y al final pueden terminar por obtener un sabor incluso más fuerte que si los hubiéramos dejado con su sabor natural. Pero nosotros queremos mostrarte las mejores formas de limpiarlos para que consigas un guiso sabroso sin tener que rebosarlo de especias a no ser que ese sea tu deseo. A continuación te mostraremos algunas instrucciones y consejos para que consigas unos riñones limpios y sabrosos listos para ser cocinados en cualquier momento y a tu gusto.

¿Que necesitas para limpiar riñones?

  • Agua
  • Bicarbonato de sodio
  • Vinagre

Instrucciones para limpiar riñones

  1. Comencemos con darle una primera enjuagada a los riñones. Así eliminaremos la mayor cantidad de suciedad y grasa que se encuentre en el exterior. Podemos hacerlo con agua del grifo, la idea es sólo eliminar la suciedad del exterior todo lo posible, incluso si es posible sería bueno que exprimas un poco los riñones para eliminar el agua sucia. Es recomendable que enjuagues hasta que el agua salga translucida.
  2. Ahora debemos utilizar el cuchillo. Vamos a abrir el riñón hasta la parte donde se centra la grasa acumulada. En este punto sería más fácil manipular el riñón y eliminar la grasa si está frío. Algunas personas prefieren eliminar la grasa antes de enjuagar el riñón, pero tú puedes hacerlo como te sientas más cómodo. Es importante que el cuchillo esté afilado para así poder eliminar la grasa fácilmente y despegarla del resto del tejido sin llevarte mucha carne con ella. Una vez que hayas eliminado la grasa, puedes proceder a cortar el riñón en los pedazos que necesites para tu guisado. Siempre es mejor cortar el riñón en pedazos para que a la hora de depurarlos, salga la mayor cantidad posible de residuos.
  3. Ponlos a remojo las veces que sea necesario. Algunas personas sólo ponen a remojar los riñones una vez en agua sin nada o apenas con sal. Si bien la sal ayuda mucho a dar sabor y limpiar los productos cárnicos como los riñones, en el caso de estos últimos, no es recomendable utilizar sólo sal porque los riñones tienen un aroma y un sabor muy fuerte, causado precisamente porque la función de estos órganos es depurar el cuerpo, así que para eliminar este olor y sabor, es mejor complementar la acción de limpiarlos con otros ingredientes o técnicas.
  4. Utiliza una fórmula para limpiarlos y eliminar los malos olores. En una olla o recipiente con suficiente agua para cubrir los riñones por completo, agrega 2 cucharadas de bicarbonato de sodio. Coloca aquí los riñones, mueve un poco y deja remojar por 12 horas dentro del frigorífico, de preferencia cubiertos por film plástico o con una tapa.
  5. Luego de que haya trascurrido este tiempo, es momento de enjuagarlos con abundante agua nuevamente y de escurrirlos. En teoría el olor y el sabor deberían neutralizarse con el bicarbonato de sodio. Es importante tener en cuenta las medidas que estamos empleando para la limpieza del riñón. Deben ser de 1 a 2 cucharadas cafeteras de bicarbonato por cada 2 litros de agua. Si ponemos demasiado dejarán un sabor extraño y salado en los riñones, y si ponemos muy poco no lograremos eliminar bien los malos olores o el sabor de los riñones.
  6. Vuelve a enjuagar y déjalos escurrir. Escurrir es una de las partes más importantes porque si no los escurrimos bien no eliminaremos todo lo que buscamos eliminar, así que recuerda, siempre que sea agua en abundancia. Incluso los puedes dejar remojar unos minutos en agua común antes de escurrirlos por última vez. Una vez terminado esto, podemos dar por concluido el proceso de lavar los riñones.
  7. Es momento de cocinarlos. Con unos riñones frescos y limpios ahora es cuestión de dejar a nuestra imaginación o gustos la preparación de los riñones. Fritos, cocidos, en guiso, con salsa, etc., todo en cuando a su preparación quedará en tus manos, así que esperamos que logres conseguir el guiso más sabroso sin temor a un mal olor o sabor por los riñones.

Consejos para limpiar riñones

  • También los puedes poner a remojar en una olla con agua y un vaso de vinagre blanco, peste también ayudará a eliminar la suciedad y el mal olor, sin contar que le dará un toque especial al sabor de los riñones.
  • Si te parece que el sabor es muy fuerte a pesar de haberlos lavado bien, entonces no te preocupes, no hay nada que unas especias o una marinada no puedan arreglar. Si pones a remojar los riñones en agua especiada, salsa o marinada, los riñones absorberán todo ese sabor, así que sin importar si son para freír o para guisar, quedarán geniales.
  • La pimienta, el tomillo, mejorana, albahaca y orégano son especialmente geniales a la hora de cocinar tripas o riñones, porque le dan un sabor genial al guiso y a su vez, neutralizan o eliminan los olores indeseables, asegurando que obtendremos un plato delicioso.
  • Las patatas, las cebollas o cebollines y los tomates también son geniales acompañando unos riñones, puesto que portan un sabor delicioso y a su vez, neutralizan o absorben los malos olores y neutralizan el sabor de la comida, por eso sería genial que también los incluyas en la preparación de tus guisos que lleven riñones o hígado para que puedan ser aún más sabrosos. Especialmente combinan estos ingredientes con los riñones cuando los freímos y horneamos.
¿Te ha gustado?
198 usuarios han opinado y a un 96,97% le ha gustado.
2 Comentarios
  1. José dice

    Creo que sería más ilustrativo y más fácil de entender, haciendo un video.

  2. Juan Gomez dice

    Hacelo! Te lo agradeceriamos

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.