Cómo hacer café con leche de soya

¿Mueres por un café con leche por las mañanas, pero eres alérgico a la lactosa? Las leches vegetales son una de las mejores opciones que pueden tener a la mano las personas que son alérgicas a la lactosa. Aunque no lo creas, el sabor es delicioso y muy alto en contenido nutricional.

Los veganos disfrutan de las leches vegetales desde hace muchos años. La soya es un grano que contiene grandes concentraciones de magnesio, potasio y calcio. Además, por cada 100 gr obtienes unas 53 calorías aproximadamente. Depende de la concentración que tenga la leche de soya; un vaso puede llegar a tener un cinco por ciento más de proteínas que un vaso de leche de vaca.

Si estás interesado en incluir en tu dieta formas deliciosas de consumir leches vegetales, el café con leche de soya es una estupenda opción para ti. En esta receta te cuento los tuquillos extras que debes tomar en cuenta para que tu latte del desayuno te salga mejor que nunca.

Ancestralmente, la soya ha sido consumida para estabilizar los niveles de glucosa en la sangre, controlar el colesterol y disminuir los malestares que causa la menopausia. Su valor en fitoestrógenos es utilizado para estabilizar problemas hormonales en la mujer, previniendo tumores cancerígenos.

Los granos de soya los puedes encontrar en cualquier mercado popular e incluso en tiendas y supermercados. Puedes comprarlos por kilo y mantenerlos guardarlos en un frasco de vidrio bien cerrado durante meses sin que se dañen.

La leche de soya es muy utilizada para preparar alimentos para niños pequeños y lactantes como complementación proteica en sus dietas. Además, se puede aprovechar todos los beneficios de los residuos del grano como fibra dietética para mejorar el estreñimiento en adultos mayores.

Instrucciones para hacer café con leche de soya

Para preparar dos consistentes vasos de café con leche de soya debes seguir los siguientes pasos:

  1. Lo primero que tienes que hacer es poner a remojar 200 gr de grano de soya crudos durante unas 12 horas. Lo más común es ponerlas en remojo de un día para otro con agua tibia y sin tapar.
  2. Por la mañana, lava bien la soya y retírale el agua con la que has remojado. Luego, ponlas a hervir por unos 40 minutos en medio litro de agua hasta que se reduzca el líquido casi por completo.
  3. Después, colócalas en una licuadora de a poco con un vaso y medio de agua tibia filtrada.
  4. Para endulzar, añade un dátil o una cucharadita de miel de abejas artesanal.
  5. Licúa al máximo la mezcla por unos 5 minutos; luego, cuélala de apoco con un colador bien fino o una tela de colar café.
  6. Coloca la leche de soya colada en una botella con la ayuda de un embudo. El recipiente o botella debe ser preferiblemente de vidrio y estar bien tapado. La dejas reposar una media hora y luego a la refri.
  7. Recuerda, puedes espumar la leche con una jarrita espumadora, con una batidora e incluso con tenedor. Luego, calienta hasta que casi hierva y colócala en una jarrita de arcilla, barro o porcelana para tenerla lista para servir en caso de que quieras consumirlo caliente; por el contrario, si te apetece frío puedes enfriarla en la refri un par de horas.
  8. Finalmente, sirve dos vasos de leche de soya, bien sea fría o caliente. A cada vaso colócale dos cucharadas y medias de tu café instantáneo favorito y una cucharada de azúcar rubia.
  9. También, puedes espolvorear un poco de canela en polvo por encima para darle el toque final.

¿Que necesitas para hacer café con leche de soya?

  • 200 gr de granos de soya crudos.
  • Agua filtrada.
  • 5 cucharadas de café en polvo instantáneo de tu preferencia.
  • Un dátil o una cucharada de miel de abejas artesanal.
  • Canela en polvo al gusto.
  • Una cucharada de azúcar rubia.

Consejos para hacer café con leche de soya

  1. Cuando vayas a recalentar la leche de soya puedes hacerla hervir, pero debes consumirla toda y ya no volver a refrigerar porque se vuelve acida.
  2. Para que la leche se sienta más cremosa, puedes utilizar un espumador en jarra para espumarla, una batidora o un batidor manual.
  3. La pulpa o residuos del grano que te sobra del licuado de la soya no lo vayas a desechar. Puedes utilizarla para preparar una deliciosa tortilla, aderezos para ensaladas, para espesar cremas tártaras, incluso ponerlas en masas para hacer queques, pan o galletas.
  4. El café con leche de soya puedes consumirlo helado en verano. Solamente necesitas congelar la leche de soya un poco y servirla en una copa tipo frapé; luego, en un tercio de taza de agua disuelve el café instantáneo y viértelo por encima. Puedes decorar con la canela en polvo y dos ramas de canela que sobresalgan de la copa. Finalmente, agrégale un toque de miel de abejas por encima o de algarrobina y estará listo para degustar.

 

¿Te ha gustado?

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.