Cómo mantener la salud intestinal

Aunque el ser humano es un animal omnívoro y hoy en día estamos acostumbrados a tener a nuestra disposición cualquier tipo de alimento, lo cierto es que no todo resulta tan sencillo. Hemos de tener en cuenta que nuestro organismo, por sí solo, es incapaz de aprovechar muchos de los nutrientes que ingerimos, y por eso necesitamos la ayuda de la microbiota intestinal. Se trata de una serie de microorganismos, entre los que podemos encontrar hongos, bacterias e incluso virus, que se alojan en nuestro intestino y que son esenciales para el proceso digestivo y para nuestra propia salud. Estos, además, están destinados a cumplir diversas funciones. Por eso, cuanta mayor variedad de microbiota exista, mejor se adaptará nuestro cuerpo a los alimentos que vayamos a ingerir.

Que estos microorganismos prosperen y cuenten con las condiciones más adecuadas resulta de vital importancia, y es por eso que, a continuación, vamos a ver qué debemos comer para cuidar de nuestra salud intestinal.

La dieta más adecuada para cuidar la microbiota intestinal

El bienestar de la microbiota se traduce en bienestar para nuestro organismo, eso ya ha quedado claro. Así, si seguimos una alimentación adecuada, podremos librarnos de muchas dolencias. Por supuesto, existen otras molestias, como la acumulación de gases, que pueden seguir dándose a pesar de llevar una dieta sana y equilibrada. En estos casos, recurrir a remedios naturales, como las pastillas para los gases de HSN, puede ser una excelente opción.

En cuanto a la alimentación en sí, lo primero que debe quedar claro es que el secreto radica en la variedad. La dieta ha de ser amplia y contener productos de todos los grupos, aunque se ha de dar prioridad a los alimentos frescos y no procesados. Y es que la microbiota puede utilizar los nutrientes de diferentes formas.

Fibra soluble, un elemento imprescindible

Las legumbres, las verduras y las frutas son una gran fuente de fibra soluble, un nutriente que las bacterias intestinales pueden fermentar para producir ácidos grasos de cadena corta, entre los que se encuentran el ácido láctico. Dichos ácidos son vitales para la salud de nuestros intestinos, ya que sirven de fuente de energía y ayudan a que la mucosa protectora del intestino se consolide.

Incluye alimentos que contengan polifenoles

Hay ciertos alimentos habituales en nuestra dieta, como pueden ser el cacao, el café o el aceite de oliva, pero también los frutos rojos, que son ricos en polifenoles. Se trata de compuestos vegetales que la microbiota emplea para generar metabolitos ricos en antioxidantes. Cabe destacar que, de no ser por la microbiota, nuestro cuerpo sería incapaz de metabolizar los polifenoles, cuyas propiedades quedarían sin aprovechar.

Los probióticos juegan un papel fundamental

Por último, hemos de hablar de los beneficios que ofrece un elemento tan indispensable como es el yogur. Se trata de un alimento ideal para estos menesteres, ya que su ligera acidez y su alto contenido en ácido láctico favorecen enormemente a las bacterias de la microbiota intestinal. Asimismo, estas condiciones ayudan a eliminar patógenos no deseados. El yogur, por otro lado, es un probiótico, puesto que contiene microorganismos vivos que ofrecen efectos beneficiosos para nuestro organismo y para la de nuestros intestinos.

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.