Cómo analizar el subconsciente

El cerebro es el órgano más complejo del cuerpo humano, ya que se encarga de enviar órdenes que garantizan el buen funcionamiento del mismo. Además, controla nuestras emociones y pensamientos. Cuenta con una capacidad sorprendente, capacidad que no usamos al 100%.

Sin embargo, el conocimiento que tenemos, sobre su funcionamiento, es mínimo. Todavía nos queda mucho por conocer y explorar y, mientras más llegamos a saber sobre el cerebro, más nos damos cuenta de cuánto nos falta por conocer.

Sin lugar a dudas, la mente es uno de los misterios más extraordinarios del ser humano. Se ha dicho que tiene más capacidad que una supercomputadora y que puede almacenar la información que contienen cientos de libros. Lo que nos deja ver su inmenso potencial.

Por ello, resulta fascinante su estudio. Científicos han dedicado muchos años de su vida a descifrar los misterios que rodean a la mente humana, uno de ellos es el llamado subconsciente o inconsciente.

subconsciente

Es probable que hayas oído hablar sobre él. Incluso, tal vez tengas alguna idea de lo que se refiere. Pero, ¿te has preguntado qué es realmente el subconsciente? ¿Cómo funciona? ¿Te gustaría conocer las respuestas?

Se ha dicho que, si comparamos la mente a un iceberg, la parte visible vendría siendo la consciencia. Mientras que el subconsciente vendría siendo la parte más baja, la cual se encuentra por debajo de la línea de flotación y que, a simple vista, no se puede ver. Pero, a pesar de eso, se tiene la plena seguridad de que está ahí.

El psicoanálisis lo ha definido como la parte menos accesible de la mente humana, la cual contiene mucha información implícita. En vista de eso, ¿cómo se puede llegar a analizar? En este post te estaré diciendo cómo hacerlo. Además, conocerás un poco más sobre su funcionamiento.

Instrucciones para analizar el subconsciente

subconsciente

El subconsciente es un término acuñado por el psicoanálisis y que alude a todo aquello que se encuentra guardado debajo de nuestra consciencia. Puesto que se encuentra escondido, no es posible verlo a simple vista, tal como ya te lo he explicado con el ejemplo del iceberg. Y, por tal motivo, nos resulta muy complicado poder tener acceso a él.

La información que se encuentra guardada en el inconsciente suele estar relacionada con miedos intensos, deseos que han sido reprimidos, experiencias traumáticas, es decir, con todo aquello que, conscientemente, no nos gustaría recordar.

De hecho, toda esa información almacenada pudiera terminar dando lugar a que aparezcan ciertas patologías, como fobias, ansiedad, miedos, estrés postraumático, ataques de pánico, entre otras.

reprogramación energética

Sin embargo, pese a que, conscientemente, es muy difícil acceder a toda esa información reprimida, todo ese contenido se suele expresar de manera inconsciente, a través de:

  • Sueños: quien ha sufrido experiencias traumáticas, durante su infancia, por ejemplo, la muerte de alguno de sus padres, puede llegar a tener sueños relacionados con este hecho, aunque, de manera consciente, no lo recuerde.
  • Acciones inconscientes: por ejemplo, una persona homosexual que reprime sus instintos, cuando toma licor se desinhibe, es decir, se relaja, deja atrás sus temores y comienza a acercarse a personas de su mismo sexo.
  • Lapsus linguae: esto es cuando estamos hablando de cierto tema y, de repente, decimos algo que no está relacionado con el tema que estamos tratando.

Es decir, cuando la información que está almacenada en nuestro subconsciente sale a la luz es porque nuestro nivel de consciencia ha disminuido.

¿Que necesitas para analizar el subconsciente?

subconsciente

Los diferentes estudios realizados al cerebro humano, han dado sus frutos, ya que, hoy día, es posible es posible utilizar diferentes tipos de técnicas que nos ayuden a conectarnos con nuestro subconsciente. Algunas de ellas son:

  • La asociación libre: consiste en expresarse de forma libre y sin emplear la consciencia. Simplemente, dejar que fluyan todos aquellos pensamientos que vienen a la mente de manera espontánea. Para ello, debe usarse un elemento que inicie el proceso de asociación. Por ejemplo, una palabra, un sonido, una imagen, un número, etc. Acto seguido, la persona debe responder todo lo que le venga a la mente, sin detenerse a pensar o razonar.
  • El ensueño dirigido: esta técnica consiste en llevar al paciente a un estado mental que se encuentre en el punto medio entre la vigilia y el sueño. Para lograrlo, debe estar totalmente acostado y relajado, concentrado en su mundo interno. En este caso, el terapeuta comenzará a narrar una fantasía, la cual el paciente debe comenzar a recrear en su mente, por ejemplo, encontrar un tesoro, con la intensión de que el paciente pueda interactuar dentro de su propia fantasía.
  • Las pruebas proyectivas: la proyección no es otra cosa que un mecanismo de defensa que usamos para no asumir como propio lo que le atribuimos a los demás. Asimismo, es un proceso inconsciente que solemos utilizar para liberarnos de emociones o ideas que no queremos tener. Las pruebas de proyección buscan que la persona exteriorice lo que lleva dentro y que no logra percibir porque está en su subconsciente. De esta manera, logrará conocer cómo es su personalidad realmente.
  • La hipnosis: esta técnica facilita que el paciente se sumerja en un profundo estado de relajación y que pueda concentrarse en sí mismo y en sus vivencias personales. Gracias a la hipnosis se puede acceder a la información que está almacenada en el subconsciente, con el objetivo de asimilar las experiencias negativas y restructurarlas para convertirlas en unas más positivas.

Consejos para analizar el subconsciente

reprogramación energética

Es importante tener en cuenta que nuestro subconsciente se encarga de enviar mensajes y otros estímulos que, conscientemente, no podríamos procesar. Estos mensajes activan patrones de comportamiento.

En otras palabras, las decisiones y las acciones que realizamos a diario, aunque parecieran ser tomados de manera consciente y racional, en realidad se encuentran 100% influenciadas por nuestro subconsciente.

Puede que, en ocasiones, nuestro subconsciente se encuentre sincronizado con nuestros deseos reales y, por ello, llegamos a tomar decisiones que realmente queremos. No obstante, en otras, no lo está y, como va acumulando tantas experiencias negativas, en algún momento, pudiera jugarnos una mala pasada.

Conocer la manera como funciona el subconsciente hace que entendamos mejor el porqué de ciertos sueños recurrentes y de ciertas acciones que nos parecen que están fuera de lugar en nuestro comportamiento. Nos ayuda a conocernos mejor.

¿Te ha gustado?
3 usuarios han opinado y a un 66,67% le ha gustado.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.