Trucos para eliminar el mal olor del coche

A la hora de mantener nuestro vehículo en el mejor estado posible, algo necesario tanto por razones de salud como para que se alargue su vida útil, es necesario saber cómo limpiar el interior del coche, así como la tapicería y el propio salpicadero.  Sin embargo, en ocasiones, más que deshacerse de la suciedad, es necesario enfrentarse al mal olor, que no siempre es fácil eliminar. Por este motivo, te traemos trucos para eliminar el mal olor del coche.

A todos nos resulta desagradable encontrarnos con malos olores en el interior del vehículo, que nada tiene que ver con ese agradable olor a nuevo que sentimos cuando acabamos de estrenar un coche. Sin embargo, con el paso del tiempo nos encontramos con que ese aroma va desapareciendo y va dejando su lugar a otros olores que pueden llegar a ser muy desagradables.

Aunque en muchas ocasiones se recurre al uso de ambientadores para enmascarar el mal olor, este remedio acostumbra a ser un simple parche y aunque es un remedio fácil y económico tiene un efecto temporal. Por ello, conviene recurrir a alguno de los siguientes trucos:

El truco del vaso

Si crees que tienes un mal olor en el vehículo que es muy fuerte, lo que puedes hacer es recurrir a utilizar el truco del vaso. Para ello tan solo hay que llenar un vaso de amoníaco, sin necesidad de que este tenga un gran tamaño.

Una vez que lo hayas hecho, tendrás que dejarlo reposar en el interior del vehículo el mayor número de horas que sea posible. De hecho, es recomendable dejarlo todo el día o, si no es posible, durante al menos toda la noche.

Este es un remedio eficaz que se basa en la propia capacidad que tiene el amoníaco para la absorción de olores. Aunque se trata de un producto que emite un olor muy intenso y fuerte, una vez que se retira el vaso del coche, será suficiente con ventilar un poco el coche y ya se irá. Debes tener cuidado, en cualquier caso, de no verter el líquido sobre la tapicería, ya que podría suponer un problema para ella.

Bicarbonato y café

El comer en el coche no es algo recomendable, ya que es habitual que esto provoque que quede olor a comida, lo que sumado a los restos pueden hacer que el interior del vehículo quede muy sucio. Todo ello, además, contribuirá a que se cultiven los gérmenes, con el riesgo para la salud que ello supone.

En este tipo de situaciones, puede llegar a ser muy efectivo el truco del bicarbonato y los granos de café.  En aquellos casos en los que se desconoce de dónde procede el olor a comida, lo más recomendable es comenzar por aspirar el interior del coche. Con este primer paso conseguiremos eliminar todos los restos que puedan haber quedado.

Una vez eliminados todos los restos, se debe espolvorear el bicarbonato sobre asientos y alfombrillas, dejando que estos actúen durante un periodo de tiempo de 10-12 horas. Una vez pasado este tiempo tendrás que pasar el aspirador para retirar los restos de bicarbonato.

Además, para que el efecto sea mayor, se recomienda esparcir algunos granos de café por debajo de los asientos. Así se acabará de neutralizar el olor a comida.

Agua y vinagre

Este otro truco es una opción perfecta para los fumadores, y es que el olor a tabaco puede llegar a resultar muy molesto, sobre todo para quienes no fuman. Además, dada la intensidad de este tipo de olor, es muy complicado lograr que desaparezca por completo.

Por ello, si quieres saber trucos para eliminar el mal olor del coche, debes tener en cuenta este de agua y vinagre. No obstante, lo primero que tienes que hacer antes de aplicarlo es vaciar el cenicero y limpiarlo en profundidad con cualquier producto de limpieza. También se recomienda aspirar la tapicería y las alfombrillas para descartar que puedan quedar en el vehículo restos de ceniza.

Seguidamente será el momento de pasar un paño húmedo por la tapicería y salpicadero, con una solución compuesta por agua y vinagre. Una vez hecho esto será suficiente con dejar que ventile el coche durante la mayor cantidad de tiempo posible para que el olor desaparezca por completo.

Esta mezcla de agua y vinagre también se puede usar para hacer que se vaya el olor a perro u otras mascotas el interior del vehículo. En ese caso, lo más recomendable es que te hagas con un pulverizador, que podrás utilizar para rociar diferentes partes del habitáculo del coche. Así, una vez rociado todo el coche, solo tendrás que esperar a que se seque y desaparezca el olor al dejarlo ventilar.

Si no tienes pulverizador, una alternativa es la de poner bicarbonato en un plato o vaso y dejarlo durante toda la noche en el coche.

¿Te ha gustado?

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.