Cómo estimular el punto P

Ya te hemos explicado de cómo estimular el ano, cómo estimular el clítoris o cómo hacerlo con el punto K femenino, pero en esta ocasión nos vamos a centrar en el placer del hombre y te vamos a explicar cómo estimular el punto P. De esta manera, tendrás una nueva forma de explorar para tratar de conseguir disfrutar de un mayor placer al mantener relaciones sexuales.

La sexualidad de las personas con pene guarda una mayor complejidad de lo que cabría imaginar en un principio, y aunque cuando se habla de próstata habitualmente se piensa en asuntos médicos, realmente es un órgano sexual que puede aportar una gran cantidad de placer.

Aunque se ha estigmatizado el placer anal entre los heterosexuales, el sexo para personas con pene no tiene por qué limitarse solo a la estimulación del pene y la eyaculación, sino que es posible ir más allá y explorar incluso los multiorgasmos masculinos. Por este motivo, te vamos a explicar cómo estimular el punto P para poder llegar a conseguir el máximo placer en tus relaciones sexuales.

¿Qué es el Punto P?

En la parte interior del ano nos encontramos con una gran cantidad de terminaciones nerviosas. En el recto de las personas con pene, a unos 5 centímetros de la entrada del ano, en la pared intestinal anterior nos encontramos con la próstata, que se trata de una glándula de dimensiones similares a las de una nuez cuya función es la de producir el líquido seminal y que se agranda ligeramente cuando se siente excitación.

Aunque el orgasmo no tiene que estar acompañado de forma obligatoria en este caso de una erección o eyaculación, ers posible llegar a llegar a tener sensaciones de orgasmo a través de la estimulación del punto P.

Debes saber que el ano no lubrica solo, por lo que el lubricante anal es necesario para las prácticas de sexo anal, y si te estás iniciando en la estimulación de esta zona no se recomienda el uso de anestésicos, ya que se pierde sensibilidad y podrías llegar a hacerte daño. Además, para disfrutar es fundamental que estés relajado.

La mejor postura para estimular la próstata

Para masturbarse en la zona de la próstata hay que tener en cuenta que hay algunas posturas que hacen que resulte más sencillo que en otras, por lo que tendrás que adoptar aquella que te resulte más adecuada y cómoda para ti. En cualquier caso, hay dos posturas recomendadas, que son:

  • Posición del perrito: Debes situarte bocabajo con las rodillas hacia ti, de manera que puedas tener libres las dos manos para comenzar a explorar tu punto P.
  • Posición sobre la espalda: En este caso, podrás situar las nalgas encima de un cojín y levantarlas, para doblar y llevar las rodillas hacia tu cuerpo y así poder proceder a la estimulación.

Cómo estimular el punto P

Dicho lo anterior es el momento de explicarte cómo estimular el punto P para que puedas disfrutar al máximo del encuentro sexual. Antes de hablar de cada uno de los pasos, te recomendamos que tengas en cuenta estos consejos:

  • Realiza la estimulación con cuidado, evitando realizar demasiada presión o haciéndolo demasiado rápido.
  • Mantén siempre la higiene, limpiando bien las manos tanto antes como después de jugar. Además, mantén siempre limpia la zona anal.
  • Ten las uñas de las manos bien cortadas, ya que de esta manera reducirás las posibilidades de provocar algún daño o lesión.
  • Puedes combinar el masaje con la estimulación en los testículos o la estimulación del pene.

Una vez vistas estas consideraciones previas, te mostramos, paso a paso, cómo estimular el punto P:

Entra en calor

Lo primero que debes hacer es lubricar apropiadamente la zona. Al tratarse de una zona que posee tantas terminaciones nerviosas es sensible, por lo que es preferible ir poco a poco, tanto si vas a disfrutar de la estimulación en solitario como si estas en compañía de otra persona.

En este sentido, es recomendable que en primer lugar te centres en el perineo, que es la zona de piel que se sitúa entre el ano y los testículos, donde se deben realizar suaves caricias, para seguidamente ir incrementando progresivamente el ritmo. A través de este juego previo se debe tratar de ir acercándose al ano, estimulándolo por su parte externa a través de caricias suaves.

Acércate a tu objetivo

Una vez realizado el juego previo, es el momento de comenzar a estimular el punto P de forma indirecta, para lo cual se deben embadurnar los dedos de lubricante y situarlos por la parte externa del ano. En esta zona deberás frotar con cuidado e ir introduciendo los dedos poco a poco, con poca profundidad. Se trata de un primer contacto y es necesario ir poco a poco.

Estimula el punto P

Ahora llegará el momento de introducir un poco más tus dedos, hasta que llegues a notar con ellos un punto similar al de una castaña o una nuez, que es lo que te indicará que se trata del Punto P. Es una zona muy sensible, por lo que debes ir con cuidado.

Para estimularlo con los dedos trata de imitar el movimiento de «Ven aquí» con tu dedo índice, haciendo toques suaves encima de este punto P, manteniendo el ritmo y sin ejercer demasiada presión.

¿Te ha gustado?

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.