Los mejores nudos bondage para principiantes

Con anterioridad ya te hemos hablado de todo lo que necesitas saber acerca del BDSM, así de cómo iniciarte en él e incluso cómo ser dominatrix. En esta ocasión, nos vamos a centrar en explicarte los mejores nudos bondage para principiantes, de manera que puedas comenzar a iniciarte en esta práctica sexual con el mejor acierto.

¿Qué es el bondage?

Lo primero de todo, antes de hablarte de nudos, es aclarar qué es el bondage y qué no. El bondage es una práctica erótica que se basa principalmente en la inmovilización de la pareja, empleando para ello esposas, telas, cuerdas, corbatas…. De esta manera, se trata de una parte del BDSM, que abarca una práctica sexual que muchas personas no han experimentado todavía y que les puede llevar a un nuevo nivel en las relaciones sexuales.

En esta práctica sexual el placer se encuentra en la vulnerabilidad que tiene la persona sumisa, así como en la propia presión de las cuerdas y la sensación de sentirse atado, y el roce con algunas zonas del cuerpo.

El bondage ligera o ataduras tienen muchos más beneficios de los que puedas llegar a pensar, entre los que tenemos que destacar los siguientes:

  • Ayuda a introducir una dosis de morbo y misterio en los encuentros sexuales, a través todo ello de juegos de control y sumisión que acostumbran a estimular los sentidos de los participantes en el encuentro sexual.
  •  Supone una práctica estimulante elevada gracias a que supone una gran subida de adrenalina que vive la persona atada, que viene provocada por el miedo, tensión, impotencia o miedo.
  • Contribuye a romper con la rutina y salir de la monotonía, además de probar nuevas experiencias.
  • Ayuda a la hora de elevar la excitación de la persona que ata, ya que en ese momento tiene una sensación de tener mayor control sobre su amante.
  • Contribuye a mejorar la confianza en la pareja, ya que sirve para dejarse llevar por los sentidos.

Tipos de nudos bondage

Si quieres saber cuales son los mejores nudos bondage para principiantes, antes de nada debes saber que necesitas tener algo con lo que atar, ya sean esposas, lazos, cuerdas, telas… Aunque existen muchas formas de inmovilizar a tu pareja, a continuación te explicamos cómo hacer los nudos más sencillos que te pueden ayudar en tus primeras experiencias:

Nudo espiral

El nudo espiral es un nudo sencillo en el que la persona que está atada no se puede desatar estirando, por lo que no es necesario que se ate el otro extremo a otro lugar. Se puede emplear para inmovilizar tanto una como dos manos y, si se desea, podrá servir para atarlo a la cama.

De igual modo, también sirve para poder atar los tobillos, siendo uno de los nodos bondage más sencillos y útiles para dar los primeros pasos en el bondage.

Nudo mariposa

En este caso nos encontramos con el nudo mariposa, que no ofrece muchas restricciones y que se puede llevar a cabo tanto en tobillos como muñecas. Una de sus ventajas es que no se necesita atar el extremo libre a ningún tipo de objeto ni elemento, además de ser un nudo que no aprieta, por mucho que quién esté atado estire del brazo o pierna. Esto lo convierte en una opción ideal para principiantes.

El uso más clásico es el de que una persona se quede con los brazos atados a la espalda, de manera que pueda moverlas piernas o caminar pero no usar sus manos. También puedes usarlo en los dos tobillos para mayor inmovilización.

Nudo esposas

Como su propio nombre indica, el nudo esposas está creado para utilizarlo como sustitución de las esposas tradicionales, siendo uno de los que ofrece un mayor juego en la cama al poder atar manos o tobillos.

Se trata del nudo más indicado para atar las dos manos al mismo tiempo, aunque también se puede usar en los tobillos. Una vez que se han atado manos y/o tobillos, se podrán atar los extremos libres a algún elemento si se considera oportuno. También puedes atar las muñecas juntas y luego a cada tobillo, de forma que la otra persona esté más inmovilizada.

Nudo presilla

El nudo presilla es uno de los nudos bondage más rápidos y sencillos, por lo que será una de las mejores opciones a la hora de comenzar a practicar bondage. De esta manera no te complicarás en exceso, si bien en este caso se trata de un nudo que siempre tiene que ir atado a otro lugar. Asimismo, es el más sencillo de deshacer.

En lo que respecta a sus usos, una opción de las que más gusta a las parejas es la de atar en estrella o X, en la que la persona sumisa es atada a la cama por sus brazos y piernas, de manera que queda en forma de «X», de manera que se encuentra preparado/a para su amante.

¿Te ha gustado?

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.