Cómo introducir los dedos a una mujer y masturbar el clítoris

Tras haber visto cómo masturbarse por primera vez siendo chica y siendo chico, y hablar de diferentes técnicas para hacerlo, ahora vamos a ir un paso más allá para que sepas cómo introducir los dedos a una mujer y masturbar el clítoris. De esta manera podrías llegar a conseguir que tu chica disfrute del máximo placer a la hora de mantener relaciones sexuales.

Cómo introducir los dedos a una mujer

Muchos hombres se centran en las posturas a la hora de hacer la penetración a una mujer y descuidan mucho los preliminares y la manera en la que pueden dar placer a su pareja. Es necesario saber cómo introducir los dedos a una mujer y masturbar el clítoris para conseguir que esta pueda llegar a alcanzar todo el placer.

El sexo va mucho más allá de una penetración simple y buscar una posición inverosímil. El juego es una parte fundamental de las relaciones sexuales, sobre todo cuando se lleva mucho tiempo en pareja. Es habitual que el hombre acabe llegando al orgasmo antes que la mujer, por lo que seguir jugando con las partes de su cuerpo será clave para que ella también pueda disfrutar del máximo placer.

Masturbar a una mujer es más complicado, y por este motivo te vamos a dar las indicaciones para que sepas cómo  introducir los dedos. No obstante, hay que tener en cuenta que cada mujer es diferente y lo que le gusta a una puede no gustarle a otra.

Cómo introducir los dedos a una mujer y masturbar el clítoris

Lo más placentero para la gran mayoría de las mujeres es la de lograr la estimulación del clítoris. La manera más sencilla de llegar a estimularlo es frotándolo utilizando dos o tres dedos juntos. Es importante no hacerlo muy fuerte, ya que se trata de una zona que es bastante sensible y que puede llegar a provocar dolor si no se realiza con cuidado. Asimismo, es recomendable que los dedos se encuentren debidamente lubricados, ya sea con saliva o haciendo uso de algún tipo de lubricante.

Se puede hacer la estimulación de manera horizontal y circular. Es importante hacerlo y evitar ir de abajo a arriba, ya que puede llegar a dar un dolor por tocar sin querer la uretra, la zona por la que las mujeres orinan. Para conseguir un mayor placer, se puede usar la mano que está libre para poder estimular la vagina, pudiendo introducir uno o dos dedos en esta zona.

La localización del punto G varía entre cada mujer, ya que no siempre se encuentra en el mismo lugar. Sin embargo, en la mayoría de las mujeres, lo tienen en la pared vaginal frontal, situándose a unos 5-8 cm del interior de la vagina.

Para poder proceder a la masturbación de este punto erógeno, se deben situar los dedos en forma de «C», de manera que se pueda presionar esta zona. Además, los dedos deben estar mirando hacia arriba, de forma que una vez que tengas los dedos en su interior, puedes probar a mover los dedos de arriba y abajo, de lado a lado y de una manera más intensa o rápida, según los gustos de la mujer.

Es importante siempre tener en cuenta la reacción de la chica; y es preferible ir probando poco a poco los estímulos que hacen que la mujer sienta cada vez más placer. En función de la mujer, hay algunas que tardan más en llegar al orgasmo que otras. En todo caso, la excitación y la confianza en la pareja son claves para conseguir alcanzar el orgasmo en la mujer.

Errores más habituales

Una vez que ya sabes cómo introducir los dedos a una mujer y masturbar el clítoris, hay que conocer los errores más frecuentes que se cometen al hacerlo para así no cometerlos. Estos son los siguientes:

  • No cuidar las manos. En el caso de que las manos estén poco hidratadas y con las uñas largas y no limpias, no se debería hacer esta práctica por los riesgos obvios que esto puede suponer a nivel de higiene y salud, además de que podrían provocar dolor en la mujer.
  • No encontrar el clítoris. Aunque es algo básico, hay muchos hombres que lo hacen mal.
  • No utilizar lubricante. Aunque no es necesario en todas las mujeres, siempre es recomendable para poder disfrutar de las zonas bien lubricadas y facilitar el proceso.
  • Simular una penetración con los dedos, cuando realmente no tiene que ver.
  • No tocar por encima de la ropa
  • Centrarse en la vagina
  • Falta de comunicación con la pareja y no atender a las señales de placer o insatisfacción que pueda mostrar.
  • No hacer uso de la lengua para la estimulación de estas partes íntimas.
  • Es aconsejable hacer uso de juguetes que puedan ayudar a alcanzar mayor placer.
  • Hacer uso de estos tips solo como preliminares.
¿Te ha gustado?

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.