Cómo mejorar la lubricación vaginal al mantener relaciones sexuales

Aunque aún hay que ser consciente de los consejos para mantener relaciones sexuales sin riesgos durante la pandemia, es importante que conozcas información relevante de acuerdo a todo lo relativo al sexo. En la actualidad los lubricantes se han convertido en un complemento imprescindible para muchas de ellas, en gran parte por su influencia en el mundo de los juegos para parejas o individuales como los consoladores y otros accesorios eróticos.

Gracias a todo ello, en la actualidad nos podemos encontrar lubricantes con diferentes sabores, olores e incluso con distintas características propias de los alimentos y especias que se consideran afrodisiacos. La cuestión es que si una persona tiene que recurrir siempre al lubricante, esto querrá indicar que algo no funciona adecuadamente. La sequedad vaginal hace que muchas mujeres deban recurrir a los lubricantes para evitar molestias y dolores en sus relaciones sexuales.

Razones para utilizar lubricantes

Son muchas las causas que pueden hacer que la mujer sufra de falta de lubricación vaginal. Una de las principales causas es la reducción de los niveles de estrógenos. Esta tiene lugar habitualmente con la llegada de la menopausia, y que da comienzo a partir de los 45-50 años. En ese momento se baja el nivel de progesterona y estrógenos, hormonas que favorecen la correcta hidratación vaginal.

Otra de las causas puede ser el vaginismo, que es una disfunción sexual femenina que provoca dolor y hace imposible el recibir una penetración. También puede deberse al estrés e incluso por alergia a productos de higiene, los cuales pueden provocar también irritaciones.

A todo ello hay que sumar como causa el uso de anticonceptivos hormonales, el consumo de tabaco o la hiperglucemia originada por la diabetes. Todas ellas son motivos para recurrir al uso de lubricantes.

Cómo mejorar la lubricación vaginal

Existen diferentes consejos que debes tener en cuenta si quieres saber cómo mejorar la lubricación vaginal al mantener relaciones sexuales. Los consejos a seguir son los siguientes:

Beber agua

Una de las mejores maneras de de poder mejorar o recuperar la lubricación vaginal es aumentando la ingesta diaria de agua. El liquido que produce la vagina está compuesto de agua; y por ello, un mayor consumo hace que se mejore la lubricación. Se recomienda ingerir dos litros de agua al día.

Aceite

De acuerdo a diferentes estudios el frotar la vagina con aceite ayuda a la hora de favorecer la lubricación. Para ello se recomienda hacer uso de aceite que contenga vitamina E. También es aconsejable que se guarde en la mesilla de noche y que se aplique antes de mantener relaciones sexuales, o bien para usar durante los juegos preliminares.

Productos de higiene

Es muy importante hacer uso de productos de higiene íntima e higiene en general adecuados; e incluso también en los productos que se usan para lavar la ropa o el suavizante ya que pueden influir en la vagina; y es que es posible que se sufra alergia a alguno de su componentes.

Preservativos

Al igual que sucede con los productos de higiene, los preservativos podrían llegar a provocar algún tipo de alergia. En este caso tendrás que conocer sus componentes para comprobar si esto es lo que está provocando la falta de lubricación.

Estrés

Las preocupaciones y el estrés pueden llegar a ocasionarte problemas diversos en tu vida e influyen también en el terreno sexual. Si padeces estrés es posible que esto sea lo que provoque que tu vagina no lubrique de la manera correcta.

En este sentido, no hay que tener dudas a la hora de pedir ayuda a la pareja y contar tu situación para tratar de liberarte de ese estrés. Trata de deshacerte de esta situación y si es necesario tendrás que recurrir a profesionales que te ayuden a sentirte mejor, caso en el que la lubricación debería regresar a la normalidad.

Cuida tu alimentación

La alimentación es clave en este sentido. Se aconseja incluir en la dieta grasas saludables; y para ello puedes recurrir a productos como frutos secos, semillas, maíz, mantequilla, aceite de oliva, salmón…

Estos ingredientes ayudan enormemente a la hora de producir estrógenos. En todo caso, debes tener en cuenta que hay que tener bajo control esta alimentación, ya que no hay que excederse en grasas puesto que puede tener otros daños sobre el cuerpo.

Lubricantes naturales

Una última recomendación es hacer una apuesta por los lubricantes naturales. Gracias a ellos se evitará que el cuerpo esté expuesto a agentes químicos que puedan dañar la piel. En todo caso, antes de recurrir a ellos es recomendable acudir a un ginecólogo para que valore tu caso en particular; y en base a ello te recomiende la forma de actuar.

Los profesionales de la dermatología y ginecología son los indicados para poder asesorarte y ayudarte a la hora de hacer frente a los problemas de sequedad vaginal.

¿Te ha gustado?
4 usuarios han opinado y a un 50,00% le ha gustado.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.