Mejores posturas para hacer el amor sobre la mesa

Para mantener la llama de la pasión viva en las relaciones de pareja es recomendable introducir novedades. En otras ocasiones te hemos hablado de las mejores posturas para hacer el amor en el jacuzzi, las mejores posturas para mantener sexo en el suelo o cómo iniciarse en el BDSM, y ahora te traemos las mejores posturas para hacer el amor en la mesa.

De esta forma puedes aprovechar también estas zonas en el hogar para poder mantener relaciones íntimas, algo que puede ayudaros a la hora de romper con la rutina y buscar nuevas formas de disfrutar el uno del otro.

Mejores posturas para hacer el amor en la mesa

Existen algunas posturas que son más favorecedoras que otras a la hora de saber cómo hacer el amor sobre la mesa, por lo que si te interesa saberlas para tratar de probar algo diferente a lo habitual, te traemos las cinco mejores posturas para poder llevarlas a cabo sobre este mobiliario que está presente en todos los hogares.

El candado

Una de las posturas más fáciles y sencillas de realizar con ayuda de una mesa es el candado. Esta es la postura recomendada si es la primera vez que vais a hacer el amor sobre una mesa, ya que apenas hay que seguir unas breves indicaciones:

  1. La mujer debe sentarse al borde de la mesa, pero apoyándose sobre sus brazos.
  2. Ahora el hombre tendrá que situarse de pie delante de ella.
  3. El último paso es que la mujer ponga sus piernas alrededor de las caderas de él, a modo de candado.

Esta es una postura que es muy recomendable tanto por su sencillez como por el hecho de que os podéis estar mirando el uno al otro mientras practicáis sexo.

69

Otra de las posturas que mejor se pueden hacer sobre una mesa es el clásico 69. Esta es una posición perfecta para quienes quieren disfrutar del sexo oral al mismo tiempo, teniendo la ventaja en la mesa de que es una superficie firme. No obstante, hay que tener en cuenta que la mesa tendrá que ser lo suficientemente grande como para que quepáis los dos y estéis bien apoyados sin caer al suelo.

En el caso de que la mesa no sea muy grande hay dos 69 que podéis llevar a cabo:

  • 69 con el hombre arriba: La mujer se coloca primero con la espalda y las piernas apoyadas en la mesa y coloca una almohada debajo de la pelvis para levantar la cadera y acceder el acceso al clítoris. Luego el hombre se acomida sobre ella, situando sus rodillas a los lados de la cara de ella.
  • 69 de lado. Tanto el hombre como la mujer se sitúan de lado doblando una pierna para que la rodilla sea el apoyo de la cabeza de la pareja y poder tener mayor comodidad.

El tornillo

Esta es una de las posturas más sencillas y placenteras que se pueden hacer sobre una mesa, ya que para ello solo tendrás que:

  1. La mujer se sitúa tumbada al borde de la mesa pero con las piernas flexionadas y giradas hacia un lado del cuerpo.
  2. El hombre se coloca de pie para su penetración.

La gran ventaja de esta postura es que permite una penetración profunda. Además, el clítoris de la mujer queda entre los labios de la vagina al tener las piernas cerradas, y esto hará que se incremente el placer sexual.

La mecedora

Esta es otra de las posturas que tenemos que destacar para poder practicar encima de una mesa, siendo importante que la mesa tenga la altura apropiada para ello, aunque generalmente no suele haber problemas.

Los pasos para hacerla son los siguientes:

  1. La mujer debe acostarse sobre la mesa y el hombre se coloca delante de ella.
  2. Ahora la mujer eleva las piernas colocándolas sobre el pecho de él y sitúa las pantorrillas en sus hombros.
  3. A partir de esa posición, el hombre puede realizar la penetración y el movimiento, logrando así un movimiento como el de una mecedora para conseguir dar placer a su pareja.

La sirena

Esta sensual postura es encilla de hacer sobre la mesa, siendo considerada una de las mejores posturas para hacer el amor sobre la mesa por su sencillez y rapidez:

  1. En primer lugar la mujer se debe acostar sobre la mesa, asegurándose de tener la espalda bien apoyada sobre la misma. También se deberá colocar un cojín o almohada en la pelvis para así poder elevarla y ofrecer mayor comodidad para la penetración.
  2. Hecho lo anterior, la mujer tendrá que extender las piernas hacia arriba pero al mismo tiempo manteniéndolas muy juntas.
  3. El hombre se debe colocar delante de la mujer para penetrarla.

Para que la mujer se encuentre más cómoda, tiene la posibilidad de apoyar los tobillos sobre los hombros de su pareja. Una de las grandes ventajas de esta postura es que el clítoris queda entre los labios de la vagina al no separar las piernas, y esto hace que se incremente el placer.

¿Te ha gustado?
5 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.