Las mejores posturas sexuales para penes grandes

A la hora de saber cómo tener sexo seguro y placentero hay diferentes aspectos a tener en cuenta, debiendo conocer cómo hacer el sexo con doble penetración u otras ideas para hacer sexo. Al llevar a cabo estas relaciones sexuales es habitual que haya cierta preocupación sobre el tamaño del pene.

Son precisamente las dimensiones del miembro inferior lo que preocupa a muchas personas, en ocasiones de forma injustificada, ya que el tener un tamaño más grande o más pequeño no significa que sea un sinónimo de más placer. De hecho, tener un pene grande podría llegar a provocar molestias e incluso dolor.

Antes de explicarte las mejores posturas sexuales para penes grandes es importante que sepas que, de acuerdo a diferentes estudios, el promedio del pene flácido es de 9,16 cm y cuando está erecto, de 13,12 cm. De esta manera, aquellos que se encuentren por encima de estas dimensiones se considera que es grande.

Si es tu caso y te encuentras con una medida de pene que está por encima de la media, será recomendable que conozcas las posturas de penes grandes que puedan ofrecer un mayor placer en tus relaciones sexuales.

Las mejores posturas sexuales para penes grandes

Si quieres saber cuáles son las mejores posturas sexuales para penes grandes y que así se pueda disfrutar de un placer sin molestias y con el máximo placer, deberás saber las siguientes posturas, que se basan en una penetración menos profunda o con un mayor roce con el clítoris.

La tumbona

La primera de las posturas sexuales que debes tener en cuenta si tienes el pene grande es la tumbona. Esta postura se trata de que una persona se tumbe sobre la otra como se haría en una tumbona.

La persona que realiza la penetración se acuesta boca arriba, y la otra persona se acuesta encima, dándole en este caso la espalda. De esta manera el contacto es del pecho con la espalda.

De esta manera, la penetración se hace desde atrás, lo que hace que se consigue que la penetración tenga menor profundidad y pueda ofrecer el disfrute de un placer sin molestias.

La silla

En el caso de la silla, el hombre con el pene de gran tamaño deberá situarse en la cama o en una silla, mientras que aquella persona que va a recibir la penetración tendrá que subirse encima, en posición de espaldas o cara a cara, según se prefieras.

De esta manera, la persona situada encima será la que tenga el control en la relación sexual, siendo la que podrá subir y bajar según la penetración que más le guste y pudiendo controlar en todo momento el ritmo, de acuerdo a sus gustos y preferencias.

Una de sus ventajas, más allá del control que se tiene sobre la penetración es que en este caso las manos están libre, de forma que ambos podréis tocaros, lo que contribuirá a la hora de conseguir que el encuentro sexual sea aún más excitante para ambos.

La cucharita

Además de las dos anteriores, hay otras dos que se pueden considerar las mejores posturas sexuales para penes grandes. Una de ellas es la cucharita, que se trata de una de las posturas sexuales más clásicas y sencillas. En sete caso es muy popular para penes grandes puesto que también se realiza desde atrás, lo que hace que sea menos profunda.

En este caso hay que tumbarse de lado, con la persona que tiene el pene grande por la parte trasera, y será la que deberá penetrar a su pareja al mismo tiempo que marca el ritmo en la relación sexual.

Se trata de una postura que puede llegar a ser muy excitante; y es que las manos de la persona que realiza la penetración se encuentran liberadas, por lo que podrá utilizarlas para tocar el cuerpo de su pareja y proceder así a la estimulación de sus zonas erógenas. Así se podrá conseguir que el encuentro sexual sea aún más caliente y explosivo.

El misionero

Una cuarta posición que debes conocer si tienes el pene grande es la conocida como el misionero. En este caso nos encontramos ante una postura tradicional que puede ser una excelente opción cuando la penetración es realizada por la persona que se encuentra encima, mientras que la de abajo deberá mantener las piernas cerradas todo lo que sea posible.

De esta manera la penetración que se realiza no es demasiado profunda. En el caso de la mujer, se conseguirá que se roce más el clítoris, lo que hará que la posición sea muy placentera.

El hecho de poder mantener un cierto control en la penetración es lo que hace que esta posición sea una de las mejores posturas sexuales para disfrutar de un primer encuentro sexual. No obstante, no hay que equivocarse, ya que además de ser una buena opción para novatos, también es una práctica ideal para los más expertos en la cama.

¿Te ha gustado?
6 usuarios han opinado y a un 100,00% le ha gustado.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.