Cómo estimular el punto P

Después de explicarte cómo encontrar el punto G y cómo estimular el punto U de una mujer o el punto K, hemos llegado al momento de saber cómo estimular el punto P. Al referirnos a este, hablamos de la Próstata, por lo que es una estimulación que está enfocada al hombre, y que puede llegar a ser muy placentero para él.

El punto P es para muchos un misterio, y es que habitualmente se omite a la hora de hablar de la educación sexual, pero es importante tener en cuenta que es necesario conocerla para poder disfrutar al máximo en el terreno sexual. El punto P ofrece un gran placer sexual, y por este motivo es importante que conozcas dónde se encuentra y cómo estimularlo.

¿Dónde se encuentra el Punto P?

Para saber cómo estimular el Punto P hay que saber dónde se encuentra ubicado; y para ello se accede a través del ano, encontrándose frente al recto y justo donde sale la vejiga urinaria.

La próstata dispone de una elevada cantidad de terminaciones nerviosas, por lo que el hombro podrá disfrutar del orgasmo. Se debe realizar una leve presión sobre los nervios que se encuentran alrededor de este área, lo que ofrece satisfacción al hombre. Esto viene dado por los fluidos y la presión sanguínea que se encuentra localizada al final de la uretra.

La mejor manera de saber si es la próstata lo que se está estimulando es sentir forma redondeada al tacto, una forma similar a la de una nuez que hace que se pueda identificar de manera rápida. No obstante, para saber cómo estimular el punto P, debes tener constancia y paciencia; y es que cada cuerpo es diferente y el procedimiento varía. En todo caso, para su estimulación puedes utilizar tanto las manos como juguetes sexuales, según se desee.

Fin a los prejuicios

Para saber cómo estimular el punto P es importante dejar atrás los prejuicios y dar así rienda suelta al placer. Es una parte totalmente natural que puede estimularse, y que puede ser disfrutada tanto por los hombres homosexuales por los heterosexuales o bisexuales.

Por este motivo, hay que conocer que la estimulación sexual va más allá del pene, y con la estimulación de la próstata se pueden sumar nuevas experiencias positivas. Solo es suficiente con abrir la mente para disfrutar de encuentros sexuales más divertidos y placenteros.

Cómo estimular el punto P

Independientemente de que seas un hombre o una mujer que quiere saber cómo estimular el punto P  de tu pareja, debes tener en cuenta una serie de consejos para lograrlo, haciendo que así ambos podáis disfrutar de un momento sexual intenso. Nuestras recomendaciones para ello son las siguientes:

Ten muy en cuenta la higiene

Antes de empezar a estimular el punto P es importante que seas muy cuidadoso con la higiene. Para ello deberás lavarte bien las manos antes de tratar de comenzar a tocar la zona de la próstata. Asimismo, es importante lavar y limpiar el ano, para lo cual puedes hacer uso de una pera para duchas anales.

De esta forma, el momento de estimulación será más placentero para ambos y se podrá disfrutar al máximo de este encuentro sexual, sin que haya nada que pueda hacer que este momento se torne en uno desagradable.

Primeros tocamientos en la zona

Una vez que se tenga claro que la higiene es primordial, es el momento de realizar los primeros tocamientos en la zona. El área de la próstata  es muy sensible puesto que cuenta con un elevado número de terminaciones nerviosas en su interior. Por ello, debe estimularse primero desde la parte exterior.

Para ello se pueden llevar a cabo movimientos circulares alrededor del ano, lo que ayudará a la relajación de tu pareja. De esta manera podrá disfrutar más del momento.

Aplica lubricante

Hecho lo anterior, será el momento de aplicar lubricante de base acuosa o uno especial anal. Es importante su uso para que al introducir el dedo no resulte incómodo ni doloroso para el hombre. Para ello tendrás que asegurarte de humedecer los dedos con el gel adecuadamente, además de seguir tocando la zona con cuidado para que pueda mantener su excitación.

Tocamiento del punto P

Ahora habrá que introducir un dedo progresivamente, con movimientos circulares o de abajo a arriba, como si fuese un masaje suave. Debes hacerlo al ritmo que más le guste al hombre que recibe la estimulación del punto P; por lo que es aconsejable que le preguntes para así poder ir adaptándote a lo que te pide. Así podrá alcanzar un mayor placer.

Recomendación

Mientras se está tocando el punto P, es aconsejable ejercer una ligera presión, y el movimiento de forma lenta para no hacer daño al hombre. La intensidad así como la rapidez de los tocamientos puede  ir variando, siempre teniendo en cuenta las preferencias del hombre.

¿Te ha gustado?
1 usuario ha opinado y a un 100,00% le ha gustado.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.